– Tú te vas a jugar fútbol

los viernes y domingos,

¿cierto?

– Sí amor, ¿por qué?

– Ahí te llamó tu arquero,

¡que está embarazada!