No salgas de tu casa sin antes encomendarle

No salgas de tu
casa sin antes
encomendarle tu
dia a Dios.
¡BUENOS DÍAS!