Una mujer, cansada de que su marido llegue borracho a casa todas las noches, decide asustarlo para asustarlo.

Esa noche, cuando su marido aún no ha regresado de la fiesta, se disfraza de diablo y le espera en silencio en la oscuridad.

En cuanto oye girar la llave de la puerta, la mujer se prepara y en cuanto el hombre entra, borracho como siempre, se le echa encima gritando:

«¡Grrrrrrrrr! He venido a llevarte borracho».

El hombre mira tranquilamente y responde:

No importa…

¡Llevo veinte años viviendo con tu hermana!


3/5 - (1 voto)