El condenado y el padre

El condenado a muerte espera la hora de ejecución, cuando llega el sacerdote:
– Hijo, traigo la palabra de Dios para ti.
– Pierde el tiempo Padre.
Dentro de poco voy a hablar con el personalmente.
¿Algún encargo?