—Carlos ¿podemos ser
amigos con derecho?
+No, no puedo.
—¿Por qué?
+Es que yo soy zurdo.